PRIMER CURSO INTERNACIONAL: Periodismo-Fotografía-Medicina-Cobertura Mundial

SEDE: Colegio Médico de Cochabamba. (Colombia E-155 entre Ayacucho y Baptista).

Informaciones: 72294150; 79785365; 4447091                                              editor@tiempostimes.com

FECHAS Y HORARIOS: viernes 18, horas 18.15 a 21.15.
Sábado 19 horas 9.15 a 12.30. 15.00 a 17.15

ORGANIZACION: Unión Panamericana de Periodistas y Fotógrafos
Enfoque a la Salud Bolivia.
Tiempos Times
Secretarias de Cultura y Deportes Colegio Médico Cochabamba.

TEMAS

APOYO MÉDICO EN COMPETENCIAS OLIMPICAS. Dr. Gonzalo Montero Lara.

PERIODISMO, FOTOGRAFÍA , COBERTURA MUNDIAL, COBERTURA DE GUERRAS, CAMPEONATOS MUNDIALES, JUEGOS OLIMPICOS, JUEGOS SURAMERICANOS, CENTRO DE PRENSA VIRTUAL.  Lic. Walter Challapa (Corresponsal de guerra, corresponsal olímpico).

FACTORES BIO PSICO SOCIALES EN LA SALUD DEL DEPORTISTA
INTERNACIONAL. Dr. Fabián Pacheco de La Fuente (Médico selección Boliviana).

IMPORTANCIA DE LA SALUD DENTAL Y ORAL EN EL DEPORTISTA DE COMPETENCIA. Dr. Gonzalo Rivera

HISTORIA DEL DEPORTE EN LA ALTITUD.  Dr. Rolando Herrera

LESIONES DEPORTIVAS FRECUENTES EN FUTBOL DE ALTA COMPETENCIA Dr. Oscar Torrejón Valdez.

Se entregará acreditaciones y Certificados de Participación.

Inscripciones:

Profesionales $bs 80.00 (antes del 18 de mayo). $bs 100.00 (el día 18 de mayo)
Estudiantes $bs 40.00 (antes del 18 de mayo). $bs 50.00 (el día 18 de mayo)

Formulario de registro disponible escribiendo a

editor@tiempostimes.com

 

EL ASOMBROSO CARNAVAL DE ORURO

EL ASOMBROSO CARNAVAL DE ORURO

Obra Maestra Del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad (*)

Por Dr. Augusto Dávila S. (+)
El “Sábado de Carnaval”, mas propiamente “Peregrinación a la Virgen del Socavón”, patrona de los mineros y del folklore boliviano. El alba empieza a despuntar con flaqueza en la cumbre de las serranías que ciñen la cintura metálica de la Villa de San Felipe de Austria. La hora en que ángeles, diablos, incas, morenos, llameros y toda una suerte de personajes mitológicos, históricos, empieza a poblar calles y plazas para el gran acontecimiento. A las 6 de la mañana debe comenzar la Peregrinación y terminar con el alba del día siguiente.
Elegantes y vistosas bandas de música, llenaran todo ese tiempo con los contagiosos acordes de sus ritmos, son pausa ni cansancio. La ciudad florece con coloridos y fantásticos trajes, recamados en oro y plata, glorificados por sus ostentadores; o bien modelados de los bellos tejidos altiplánicos. Es tiempo en que despiertan las pétreas figuras de la víbora, el sapo, el cóndor, el lagarto y las millones de hormigas para intentar, una vez más, invadir la ciudad de Uru Uru (“donde nace la luz”), y derrotados en su empeño por la Virgen del Socavón, la mítica Ñusta Celestial, protectora de la ciudad.

Bajo el denominativo general de “Carnaval de Oruro”, Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad, declarada por la UNESCO, suele encerrarse una maravillosa sucesión de hechos, a cual más sugerentes que, hasta ahora, constituye un inagotable venero de sorpresas y delicadas manifestaciones de la sensibilidad autóctona, de la tierra de los Urus.
Año tras año, llegan hasta la Capital del Folklore de Bolivia, investigadores, antropólogos, musicólogos y una legión de estudiosos, procedentes de todos los países del mundo, junto con millares de turistas, atraídos por la fama del carnaval de Oruro. Los unos con el afán de conocer, desentrañar e interpretar su exuberante e inagotable contenido polifacético, los otros, sencillamente para gozar de un espectáculo sin par.
Muchos investigadores e historiadores locales, entre los más notables, los doctores Josermo Murillo Vacarreza y Augusto Beltrán Heredia, (ya fallecidos), dejaron ensayos, libros, folletos y publicaciones periodísticas tratando de comprender y difundir la portentosa etiología del “milagro anual”.
Beltrán Heredia, afirmaba, refiriéndose a su esencia de fiesta católica y pagana, folclórica e histórica: “Católica, por cuanto se venera a la Virgen de La Candelaria, lugareñamente llamada Virgen del Socavón; y pagana por cuanto que se rinde culto al Sol, a la Luna, al Diablo y algunos ídolos como la víbora, el sapo”.
Agregaba; “Decimos que es folclórica porque en la preparación y en los actos del carnaval, reviven mitos, tradiciones, costumbres, incluyendo danzas y cánticos indígenas, coloniales y de épocas posteriores, a cargo de diferentes conjuntos folclóricos… y es un festival histórico, por la actuación de agrupaciones centenarias, cuya evolución se registra en estandartes, documentos, libros, que han dado origen a una literatura especializada”.

Lo evidente, es que el Carnaval de Oruro, no solamente es la manifestación folclórica más grande y majestuosamente del continente, sino la más antigua, madre inspiradora y nutriente de otras similares que se realiza a lo largo de todo el año, en diferentes ciudades y poblaciones, bolivianas y extranjeras, cuyas celebraciones tienen como modelo a Oruro.
La destacada historiadora y antropóloga boliviana Julia Elena Fortún, al referirse a esas festividades religiosas señala: “Primigeniamente fue organizada en las zona mineras de nuestro territorio. Después coincidió en Oruro, con la extensión del auge estannífero. De ahí se irradió a todas partes inclusive fuera de vuestro territorio”. Remarcando que, “actualmente tenemos 80 lugares donde se baila la diablada aunque no con la magnificencia de la diablada de Oruro”.
De hecho el Carnaval de Oruro es único imposible de imitar menos igualar. El mismo escenario donde se desarrolla pareciera que hubiese sido construido ex profesamente por alguna fuerza sobrenatural para representar la eterna lucha entre el bien y el mal, con el inevitable triunfo del primero y la humilde derrota de las huestes del segundo, victoria ofrendada a la Virgen del Socavón.
Gigantescas víboras, lagartos y sapos petrificados cuando intentaban devastar el pueblo de los Urus y millones de hormigas que pretendían invadir su tierra convertidas en arena por la hermosa Ñusta que posteriormente por una simbiosis perfectamente lógica hoy es la Virgen del Socavón Patrona de los Mineros en cuyo homenaje se efectúa la prodigiosa “Entrada” del sábado de carnaval más propiamente practicada como Día de Peregrinación por sus actores y devotos.

Así, pues, el Carnaval de Oruro, está inspirado en soberbios mitos que se remontan hasta la propia cosmogonía andina, encontrándose y amalgamándose con significativas leyendas del coloniaje y finalmente entrelazarse con endebles pasajes de la historia nacional.
Cada uno de los conjuntos folclóricos que participa de su fastuosa, tiene en esta extraordinaria representación, papel, significado y acciones específicas. Están cuidadosamente engarzados en tamaño joya, esculpida a través de siglos de devoción religiosa y fervor por los carnavales ancestrales.
El Carnaval de Oruro es mito, religión, moraleja e historia. Pero también es fiesta de sano regocijo lejos del jolgorio que caracteriza a la celebración del carnaval en otras partes del mundo cuya finalidad exclusiva es la diversión casi siempre desenfrenada.
Es una fiesta con predominio de la juventud y ahora la infaltable presencia de la mujer que le da el toque de belleza y gracia a los conjuntos folclóricos. Recordemos que hasta alrededor de 1970, la participación de la mujer estuvo limitada a algunos grupos vernaculares tradicionales. En las diablazas y morenazas, su papel era asumido por hombres, (circunstancia que era aprovechada por gente inclinada a vestir prendas femeninas para incrustarse en los conjuntos danzarines).
Y fue precisamente en Oruro por primera vez que la mujer inició su presencia masiva en los conjuntos folclóricos dando lugar inclusive a la aparición de nuevas agrupaciones. Hoy vemos miles de ellas desplazarse garbosamente con sus conjuntos en las diferentes festividades religiosas del país. La Morenada Central acabó por abrir ancho cauce a la participación delicada de la mujer en los conjuntos folclóricos.
Causó verdadera sensación la Morenada Central en su presentación en el festival folclórico efectuado en la ciudad de La Paz en el homenaje al Sesquicentenario de la Fundación de la República. El público congregado en el coliseo cerrado, que por primera vez veía figuras y cholitas en un conjunto folclórico tradicional brindó cerrada ovación a la Morenada Central.
Volviendo a la Entrada del sábado de carnaval, más propiamente ritual de peregrinación y devoción a la Virgen del Socavón, tiene como otra de sus características, que sus filas, danzarines y conjuntos, jamás van al Santuario de la Patrona de los mineros, a perder bienes materiales ni “prestamos”, sino simplemente en procura de consuelo espiritual para sus aflicciones y rendirle tributo con sus “cargamentos” y arcos de plata y oro, luego de una exigente preparación y cumplimiento de ritos religiosos, que se extienden a través de todo el año.
El Carnaval de Oruro es famoso por todo esto y mucho más. Su influencia vivificante y bienhechora, se extiende por todo el país y se prolonga más allá de las fronteras patrias.

(+) El Dr. Augusto Dávila Sanabria (1926-1975) fue abogado, instructor y periodista en la ciudad de Oruro. Desempeñó todas las funciones reconocidas en el organigrama de un diario, desde cronista, reportero, redactor, editor, corrector de estilo, jefe de redacción, corresponsal, columnista y director. Asimismo, fue fundador y primer Secretario General del Sindicato de Trabajadores de la Prensa de Oruro.
Obtuvo la Medalla al Mérito Profesional a la formación de periodistas “Daniel Sánchez Bustamante” de la Asociación de Periodistas de La Paz y Pergamino de Honor y Medalla al Mérito Profesional de la Asociación de Periodistas de Bolivia.

(*) Con este título fue publicado en la edición especial del periódico bilingüe El Águila, editado e imprimido en Texas, EE.UU., y distribuido en el Carnaval de Oruro, Bolivia (febrero del 2007).

Fotos por Walt Challap

Hola Juegos Bolivarianos en Santa marta

Edición Noviembre 2017

Los Juegos Deportivos Bolivarianos fueron creados para homenajear al prócer venezolano Simón Bolívar, libertador de las actuales Bolivia, Colombia, Ecuador, Panamá, Perú y Venezuela, y su primera edición se disputó en 1938, durante el cuarto centenario de la fundación de Bogotá. Los Juegos Bolivarianos se realizan cada cuatro años y dependen de la Organización Deportiva Bolivariana que, a su vez, es parte de la Organización Deportiva Panamericana (ODEPA), filial del Comité Olímpico Internacional.

Santa Marta es la sede 2017.